jueves, 23 de septiembre de 2010

El digital continuo e-Línea comenzó hoy su andadura como herramienta de comprensión del entorno

MURCIA.- Hoy ha iniciado su segunda época el antiguo periódico murciano Línea, esta vez en Internet como un digital continuo de calidad en la interpretación, la explicación y el análisis, y, por supuesto, la opinión avanzada y autorizada sobre los fenómenos de cambio que nos zaradean a todos por mor de la crisis que nos ha remitido la globalización y el agotamiento del sistema, al menos tal como lo hemos conocido hasta ahora.

Un periódico, pues, este otro Línea, de pensamiento para la Era del Conocimiento, un soporte para selectas minorías universitarias, una herramienta de comprensión y de ayuda para la obligada adaptación a las nuevas exigencias del entorno al objeto de no ser expulsados del nuevo proceso ni como territorio, ni como sociedad ni como individuos con alma, que aspiran a protagonizar el tiempo que les ha tocado vivir, al margen de su ubicuidad en el espacio.

El papel que adopta este Línea, ya del siglo XXI, nada tiene que ver con el anterior excepto en cuanto nivel periodístico y autoexigencia profesional de quienes lo dirigieron en casi todas sus etapas. Es un tipo de soporte para un nivel de contenidos nunca vistos en la prensa murciana al uso, más cerca desgraciadamente de lo que es una gaceta que de un verdadero periódico occidental con todas sus reglas, normas y exigencias de calidad, independencia objetividad, tratamiento adecuado de contenidos y utilidad intelectual para sus lectores.

Este Línea que hoy reaparece conserva, eso sí, el espíritu regeneracionista de aquellos jóvenes de su tiempo, con el recordado Pablo Miró al frente, que lo fundaron con la esperanza de que enterrando los viejos intereses caducos y egoistas del primer tercio del siglo XX se pudiese alcanzar un futuro de prosperidad y justicia para los murcianos en la segunda mitad de esa misma centuria.

Hasta final de 2010 un Línea renovado seleccionará artículos de los mejores intelectuales, especialistas y expertos de las ciencias sociales aunque a partir de enero de 2011 habrá un aderezo con las plumas regionales más atractivas y no susceptibles de atracción por la fuerza magnética de la nuez de una sociedad gravemente enferma, retrasada y desarmada de valores como es la murciana del momento, con las lógicas y afortunadamente necesarias excepciones para no desaparecer todos en la vorágine de la mediocridad y la miseria moral de tanto necio.

Desde este momento, todo pensamiento glocal que merezca la pena estará en: